BNY Mellon
Long-Term
Global Equity Fund

Aplicando una filosofía y un procedimiento uniformes, reforzados por un equipo especializado, el fondo BNY Mellon Long Term Global Equity pretende sacar partido del atractivo a largo plazo de la renta variable y obtener una rentabilidad superior ajustada al riesgo.

Gestor del Fondo

Método de equipo

Lanzamiento del Fondo

18 de noviembre de 2008

 

¿Por qué invertir en este Fondo?

1.Pretende mantener y mejorar el valor real a largo plazo: El singular proceso de inversión de Walter Scott es ideal para la gestión de carteras globales de renta variable. En este universo, el equipo de profesionales de la firma está avalado por un historial de elecciones acertadas y compras de acciones de empresas de primer nivel, con el objeto de materializar su potencial de rendimiento y cosechar rentabilidad a largo plazo

2.Flexibilidad para concretar las mejores ideas de inversión: al no estar restringido por consideraciones de índices de referencia, el equipo de inversión tiene libertad para buscar oportunidades atractivas en el mundo de la renta variable.

3. El bajo nivel de retracción de las participaciones recompensa al inversor paciente: el fondo tiene como objetivo permitir a los inversores acceder a un perfil de rentabilidad diferenciado a largo plazo (10 años). Aunque el fondo no sale a la caza de los títulos al alza en un mercado en fuerte repunte, sí suele demostrar su resiliencia en tiempos difíciles.

Los Agentes del Cambio en la práctica

Tecnología

SMC Corporation: posiblemente resultaría bastante mezquino decir que ‘estructuras de rentabilidad’ es una frase no siempre asociada a Japón. Las décadas perdidas de 1990 y 2000 dieron la impresión de que el concepto de rentabilidad no estaba necesariamente incorporado al léxico corporativo. Decir esto sería injusto con respecto a SMC Corporation, líder en el mercado de equipos neumáticos utilizados en la maquinaria de automatización de fábricas. La empresa se beneficia de la adopción secular de la automatización en diversos sectores como consecuencia del incremento de los costes laborales, el envejecimiento de la fuerza de trabajo y la creciente demanda de productos de mayor calidad. SMC está avalada por un excelente historial de mejora de los resultados. La rentabilidad de los activos comerciales ha subido desde el 32% en 2008 al 43% en 2018. La mejora de tesorería generada por el capital aplicado al negocio ha sido igualmente sólida en ese período. Estas tendencias se han apoyado en el aumento de la productividad de los empleados. La empresa ha invertido en un sistema de producción global verticalmente integrado; todas sus actividades de fabricación están automatizadas y emplea los equipos más avanzados, de los cuales son componentes sus propios productos neumáticos. El automatizador ha sido automatizado. SMC puede ofrecer a sus clientes productos de bajo coste y alta calidad, con plazos de entrega más cortos. La única objeción del equipo de estudios de Walter Scott es la baja rentabilidad de los recursos propios. No es un ‘problema’ infrecuente en Japón. El balance de SMC está sobrecapitalizado por el hecho de que la empresa tiene más de 6.500 millones de dólares en efectivo neto, más del 60% de fondos propios. Mantenemos una prolongada colaboración con sus directivos para mejorar las políticas de rentabilidad de capital.

Consumo

L’Oréal: Existen diversas maneras de invertir en el crecimiento. Para muchas empresas, las fusiones y adquisiciones pueden reforzar su actividad y mejorar su rentabilidad. Dicho esto, el concepto ‘comprador en serie’ evoca connotaciones menos felices de deuda excesiva, fondo de comercio totalmente inflado o compra de activos o empresas en el peor momento a un precio inadecuado. Sin embargo, existe una serie de empresas líderes que se caracterizan por un sólido historial de añadir valor durante años de adquisiciones positivas. Para el equipo de estudios de Walter Scott, L’Oréal es el mejor ejemplo de lo que decimos. L’Oréal ha ido comprando periódicamente empresas para complementar su cartera básica. Se trata de la gama de marcas más sólida y diversificada dentro del sector de la cosmética. Sus múltiples productos, presentes en numerosos mercados, han contribuido a impulsar el rendimiento a largo plazo del grupo. Obviamente, también ha sido fundamental en la expansión de la compañía el crecimiento orgánico. Su segmento Luxe, a través del cual realiza el 33% del total de sus ventas, experimentó en el primer semestre de 2018 un incremento de dos dígitos —en comparaciones interanuales y equiparables—, destacándose el 22% en la todavía infradesarrollada región del Pacífico asiático. Sin embargo, las adquisiciones de marcas icónicas como Kiehl’s e Yves St. Laurent, así como las más reciente compra de Nando (una compañía coreana de cosmética), han constituido el elemento fundamental de la estrategia de crecimiento de L’Oreal. Se trata de una estrategia que ha podido seguir gracias a su generación robusta de flujos de efectivo y a la solidez de su balance, factores ambos que reflejan los excelentes resultados de explotación de la compañía. Que, por cierto, le ha dado resultados. La capacidad de L’Oréal de adquirir, integrar y promover la eficacia queda evidente en el incremento de márgenes, tanto brutos como de explotación. La rentabilidad de los activos comerciales y los flujos de efectivo generados por el capital invertido han crecido en el transcurso del tiempo, reflejando las ventajas tanto del apalancamiento operativo como del poder de fijación de precios.

Posicionamiento del Fondo

A finales de 2018, un artículo del Financial Times proclamaba de manera optimista que la rotación de activos crecía en la mayoría de los países, tras un prolongado período de descenso. Para refrescar la memoria del lector, básicamente la tasa de rotación de activos describe el grado de eficacia en que una empresa está utilizando sus activos para generar ingresos. Lamentando la caída de dicha tasa en las últimas décadas por ser indicativa del hecho de que los activos han crecido más rápido que las ventas, el autor procedió a festejar el repunte reciente. Parecería que, en el ocaso de una era de dinero barato y de incremento nominal de los salarios, las empresas se han visto incentivadas a invertir de manera más eficiente y productiva si pretendían que sus negocios creciesen en un entorno en que expandir los márgenes se ha vuelto cada vez más difícil.

Aunque tendríamos que considerar este gasto supuestamente más inteligente como ‘algo bueno’, al mismo tiempo consideramos que el propio parámetro es un patrón de medida bastante estrecho. Las ventas no nos dicen nada acerca de la rentabilidad. Además, la relevancia de esta tasa podría cuestionarse por el hecho de que no todos los activos son iguales.  Algunos pueden generar un rendimiento, pero no ingresos. No obstante, el espíritu del artículo es conmovedor. El equipo de estudios de Walter Scott se centra en empresas que se caracterizan por rigor y disciplina en la manera en que aplican el capital durante el ciclo comercial. La piedra angular de nuestro proceso de inversión es la búsqueda de compañías capaces de añadir valor y actuar como administradores responsables de los fondos de los accionistas. Evitamos a los surfistas temerarios del ciclo, con modelos de negocio insostenibles que se han endeudado hasta las cejas y gastan de manera imprudente. De hecho, al subir los tipos de interés y acumularse presiones sobre los costes, será interesante ver qué restos del naufragio corporativo acaban en las playas.  

Cada moneda invertida debe reforzar el valor, no diluir la rentabilidad

Sería obvio repetir que para mantener el liderazgo del mercado, innovar y medrar entre los ciclos, las empresas tienen que invertir, y hacerlo de manera disciplinada. No nos interesan las empresas que no invierten lo suficiente en sus negocios solo para cumplir sus objetivos a corto plazo. Normalmente, son candidatos improbables para obtener beneficios. Preferimos a las que invierten adecuadamente para promover y potenciar el crecimiento de sus marcas y el valor de sus franquicias, con el objetivo de obtener buenos resultados a largo plazo. En el otro extremo, quienes se embarquen en un atracón de inversiones de capital y calculen erróneamente la demanda final, encontrarán que la rentabilidad de sus inversiones ha disminuido cuando cambia el ciclo económico. Cuando evaluamos cómo se desarrollan y se expanden las empresas, tenemos que asegurarnos de que invierten de manera productiva, y de que cada céntimo invertido no diluya la rentabilidad, sino que refuerce el valor.

Utilizamos varios parámetros para evaluar el grado de sensatez de las inversiones de una empresa. Todos ellos giran en torno a una premisa básica: la rentabilidad del capital invertido debe superar con creces los costes de capital a lo largo de los ciclos. Para ello, evaluamos y analizamos las inversiones de capital y de explotación, cómo controlan los costes las empresas, cómo recurren a fusiones y adquisiciones y si compran propiedad intelectual. Realizamos evaluaciones cualitativas y cuantitativas de sus repercusiones sobre las cuentas de resultados y los flujos de efectivo. A largo plazo, la capacidad de una empresa de agregar valor a cada céntimo invertido se reflejará en las cifras.

BNY Mellon Investment Management EMEA Limited (BNYMIM EMEA) o las compañías afiliadas de operación de fondos nombran a las gestoras de inversiones para que presten servicios de gestión de cartera en el marco de los productos y servicios ofrecidos por BNYMIM EMEA o por las compañías afiliadas de operación de fondos.

Sobre Walter Scott

Walter Scott & Partners Limited: Ofrece servicios de gestión de renta variable global a inversores institucionales de todo el mundo, con sede en Edimburgo, Escocia.

El valor de las inversiones puede bajar. Los inversores podrían no recuperar la suma invertida. La renta generada por las inversiones puede variar y no está garantizada.

Objetivo/Riesgo de rendimiento: no está garantizado que el fondo vaya a cumplir sus objetivos.

Riesgo de cambio: este fondo invierte en mercados internacionales, lo cual implica que está expuesto a las fluctuaciones de los tipos de cambio, susceptibles de afectar al valor del fondo.

AB00167-140.

¿Quiere saber más sobre este Fondo?
Otros Fondos
No posts matching your criteria
BNY Mellon Global Leaders Fund
BNY Mellon Global Leaders Fund
BNY Mellon Global Equity Income Fund
BNY Mellon Global Equity Income Fund
Estrategia BNY Mellon Global Infrastructure Income
Inversión en los cimientos de una sociedad moderna
Estrategia BNY Mellon Mobility Innovation
Accediendo a una de los cuatro factores clave de la innovación en movilidad
BNY Mellon Emerging Market Corporate Debt Fund
Oportunidades de inversión estructurales en deuda corporativa de mercados emergentes
BNY Mellon Emerging Market Debt Local Currency Fund
Un enfoque de gestión activa dedicado exclusivamente a deuda de mercados emergentes denominada en divisa local.
BNY Mellon Global Emerging Markets Fund
Selección de valores temática con un horizonte a largo plazo
BNY Mellon Emerging Markets Debt Total Return Fund
Acceso flexible a toda la gama de oportunidades que ofrece la deuda de mercados emergentes