Estrategia
BNY Mellon
Mobility Innovation

El equipo de inversión de innovación en movilidad cree que el modo en que utilizamos, suministramos de energía y controlamos todos los medios de movilidad se halla en las fases iniciales de una enorme transformación que afectará profundamente a empresas, gobiernos y consumidores al alterar de forma fundamental las interacciones en todos los ámbitos de la movilidad. La Estrategia TBCAM Mobility Innovation Equity ofrece a los inversores exposición al desarrollo, adopción e integración de tecnologías asociadas con una nueva era de movilidad inteligente, que no tardarán en ser omnipresentes y que pueden dividirse en cuatro áreas principales:
 
• Conectividad
• Vehículos autónomos
• Uso compartido
• Electrificación

Gestor:

Gestión de Equipo

Fecha de lanzamiento

1 de febrero de 2018

¿Por qué invertir en esta estrategia?
1. Rentabilidades atractivas mediante un enfoque concentrado en la disrupción del paisaje de transporte: la Estrategia persigue la revalorización del capital invirtiendo en empresas expuestas al desarrollo, adopción e integración de tecnologías asociadas con una nueva era de movilidad inteligente, que no tardarán en ser omnipresentes.
2. Enfoque dinámico y concentrado diseñado para generar niveles significativos de alfa en distintos ciclos de mercado: la Estrategia aplica un enfoque de inversión disciplinado y concentrado, dirigido a generar rentabilidades excedentes mediante la selección de valores de tipo bottom-up, con independencia del rumbo del mercado o las condiciones económicas reinantes. Se logra diversificación a través de un conjunto de oportunidades global y de flexibilidad para invertir en todo el espectro de capitalizaciones de mercado.

3. Sólidamente cimentada en la inversión temática: el análisis temático ha jugado un papel crucial en las estrategias de gestión activa de renta variable de Mellon durante más de quince años. La firma proporciona soluciones temáticas dedicadas desde 2011, y hoy en día gestiona activos con un valor superior a los 7000 millones de dólares en su gama de fondos temáticos.

Agentes del cambio en la práctica

Movilidad

El litio es un componente crucial de las baterías que alimentarán la revolución de los vehículos eléctricos. La producción global de esta importante materia prima está muy concentrada, tanto geográficamente como en lo que respecta a las empresas que la controlan: a día de hoy, 5 compañías –tres en Chile, una en Argentina y una en Australia– representan el 85% de la oferta mundial de litio. La principal posición de la Estrategia en esta área es en un productor de litio, boro y potasio cotizado en Australia, con un yacimiento de talla mundial en Argentina.

Inteligencia Artificial
La creciente sofisticación de los vehículos y de sus sensores conlleva necesidades cada vez mayores de procesamiento de datos. A medida que la conducción autónoma abandona la ciencia ficción y se materializa en nuestras carreteras, la Estrategia mantiene su exposición a este dinámico segmento mediante asignaciones en fabricantes de componentes de automoción (alrededor de un 37% de la cartera), productores de semiconductores y de equipamiento para su fabricación (cerca de un 14% de la cartera) y compañías de electrónica (un 10,25% de la cartera). 1

Amplíe su información sobre el posicionamiento de la Estrategia

La movilidad se refiere a la capacidad de desplazar o de ser desplazado con libertad y facilidad. En esta área todo gira en torno a la adaptabilidad, la flexibilidad y la versatilidad. Últimamente, los avances tecnológicos han revolucionado la forma en que nos desplazamos, desde aplicaciones para compartir viajes y vehículos eléctricos hasta los sistemas que utilizamos para viajar, tanto dentro del coche como en la propia carretera. Esta tecnología no solo ya existe, sino que sigue creciendo y extendiéndose, alterando la industria del transporte tradicional para las generaciones venideras.

No obstante, pese a esta conexión con la innovación y la tecnología, el universo de las empresas de movilidad –tal como las define una de las gestoras globales pioneras en esta área, Mellon– no se compone exclusivamente de compañías de vanguardia y beta elevada: muchas compañías tradicionales de automoción, electrónica, materias primas y productos químicos juegan un papel esencial en la innovación en movilidad.

Asimismo, el universo de inversiones potenciales conectadas con la movilidad es fundamentalmente global. La cartera modelo de la Estrategia BNY Mellon Mobility Innovation, por ejemplo, tiene posiciones en un productor de litio canadiense, en una empresa rusa de inteligencia artificial, en varios productores de coches japoneses, en una firma de robótica suiza, en un fabricante de cable italiano, en un grupo surcoreano de componentes de automoción, en una empresa de baterías china y en un abanico de compañías estadounidenses que abarca de semiconductores a sensores para vehículos, pasando por software de visualización de datos.

Asignación por sectores de la cartera modelo (%) 

Fuente: Mellon, a 31 de mayo de 2018. La cartera modelo aplica el mismo enfoque de inversión que la estrategia BNY Mellon Mobility Innovation.

Los gestores de movilidad seleccionan acciones de un universo de alrededor de 175 integrantes del índice MSCI All Countries World, con una capitalización de mercado media de 19.900 millones de dólares. Este subconjunto de empresas que conforman el universo de inversión se revisa de forma constante para incluir a nuevas empresas disruptoras del sector de la automoción, con independencia de si son atractivas para invertir o no. Tras examinar el universo, el equipo gestor filtra las posiciones potenciales en base a una evaluación cualitativa de su coherencia con el tema de la innovación en movilidad.

El marco que emplean se divide en lo que el equipo gestor considera como los cuatro motores principales de este ámbito: conectividad, vehículos autónomos, uso compartido y electrificación.


Vehículos autónomos
La aparición de los vehículos sin conductor parece haberse disparado en los últimos años, gracias a avances tecnológicos y de producción que los han acercado a nuestra realidad cotidiana. No obstante, el interés en los vehículos autónomos se remota a los años veinte del siglo pasado, cuando un coche teledirigido fue conducido por Manhattan sin nadie al volante.1

En décadas siguientes, la evolución de los coches autónomos ha marcado varios hitos –algunos fantásticos, otros desastrosos–, pero en 2003 se logró un claro avance con la asistencia automática de estacionamiento en paralelo. Más adelante, Google dio comienzo a su proyecto de conducción autónoma en 2009, y en 2013, grandes fabricantes como General Motors, Ford, Mercedes Benz, BMW y otros ya trabajaban en sus propias tecnologías en esta área.2

Los gestores de la estrategia destacan que, a día de hoy, cerca del 80% de los diez mayores fabricantes de motores originales tienen previsto contar con tecnología altamente autónoma de cara a 2025.3


Conectividad

No cabe duda de que la mayoría de los inversores habrán oído hablar de la creciente tendencia de los coches sin conductor, pero hay que recordar que tales automóviles no conducirán necesariamente en las carreteras de hoy en día.

Los avances en vehículos autónomos ya están conduciendo al crecimiento de la infraestructura y los datos, explica George Saffaye, miembro del equipo de la estrategia BNY Mellon Mobility Innovation: “Dada la escala de las actualizaciones tecnológicas y de infraestructura física requeridas para soportar la conducción autónoma, está claro que áreas como la gestión de datos, los semiconductores, la computación en la nube y los sistemas de comunicación de nueva generación 5G de banda ancha de gran capacidad y baja latencia ofrecen oportunidades significativas.”

Uso compartido
Hasta la fecha se han invertido cerca de 32.000 millones de dólares en compañías de nueva creación de transporte compartido, que ya están desarrollando nuevos modelos de suscripción4. Según Mellon: “Con la tendencia de urbanización creciente en todo el mundo, el transporte compartido se convertirá en una forma de viajar eficiente y barata. Los atascos de tráfico en Estados Unidos cuestan unos 160.000 millones de dólares al año, incluidos 7000 millones de horas de tiempo perdido al volante y 11.350 millones de litros de combustible desperdiciado. Hoy en día, los consumidores utilizan sus vehículos para todas sus necesidades, pero en el futuro elegirán la solución de movilidad óptima para cada fin específico.”


Electrificación

Los vehículos eléctricos no son un invento tan moderno como pensamos: se remontan a hace más de un siglo.5 Durante muchos años, sobre todo en la segunda mitad del siglo XX, el principal obstáculo fue el desafío de desarrollar una batería capaz de competir en cuanto a tamaño, distancia, coste y velocidad con los coches con motor de combustión.
Hoy en día, los vehículos eléctricos representan más de un 3% del total de ventas de nuevos vehículos, y cabe esperar que dicho porcentaje crezca hasta alrededor del 7% –o 6,6 millones de unidades anuales– a nivel global en los próximos dos años, según un informe de Navigant Research.6


Ponderaciones

Los analistas de Mellon examinan el universo de inversión dentro de estas cuatro categorías principales de innovación en movilidad. Esto conduce a una asignación de alrededor del 33% en componentes de automoción y un 9,4% adicional en automóviles en la cartera modelo. Un 6,9% de la misma está expuesto a compañías de software e internet. El sector de componentes y equipamiento electrónico tiene una ponderación del 12,3%, mientras que el de semiconductores y equipamiento para su fabricación representa cerca de un 16%.

BNY Mellon Investment Management EMEA Limited (BNYMIM EMEA) o las compañías afiliadas de operación de fondos nombran a las gestoras de inversiones para que asuman actividades de gestión de carteras en el marco de contratos relativos a productos y servicios celebrados entre clientes y BNYMIM EMEA o los fondos BNY Mellon.

Mellon se formó el 31 de enero de 2018, a través de la fusión de The Boston Company, Standish y Mellon Capital. El 2 de enero de 2019, la firma combinada pasó a llamarse Mellon Investments Corporation.

1 Digital Trends – History of self-driving cars, a enero de 2018.
2 Íbid.
3 McKinsey Center for Future Mobility, a septiembre de 2017.
4 Delphi, marzo de 2018, MIT News, innovativemobility.org.
https://www.energy.gov/articles/history-electric-car 

6 Íbid.

Acerca de Mellon

Mellon es una gestora de inversiones global multi-especialista que se dedica a dar servicio a sus clientes con un gran abanico de soluciones basadas en la investigación. Desde sus raíces que remontan a  los años 1880, Mellon ha estado innovando, durante todos estos años, a través de diferentes clases de activos y combina su envergadura y sus capacidades para ofrecer a los clientes un gran rango de estrategias individuales y multiactivo.

El valor de las inversiones puede caer y los inversores podrían no recuperar la suma invertida.

– Riesgo de rentabilidad/objetivo: no se garantiza de modo alguno que el Fondo vaya a lograr sus objetivos.
– Riesgo cambiario: esta Estrategia invierte en mercados internacionales, con lo que está expuesta a fluctuaciones de los tipos de cambio que podrían afectar a su valor.
– Riesgo de derivados: los instrumentos derivados son muy sensibles a cambios en el valor de los activos de los que se deriva su valor. Un pequeño movimiento en el valor de un activo subyacente puede provocar un movimiento pronunciado en el valor del derivado. Esto puede exacerbar el tamaño de las pérdidas y de las ganancias, y con ello hacer que el valor de su inversión fluctúe. Al utilizar derivados, la Estrategia puede perder una cantidad significativamente superior a la que ha invertido en tales instrumentos.
– Riesgo de mercados emergentes: los mercados emergentes conllevan riesgos adicionales debido a su operativa menos desarrollada.
– Riesgo de capitalización de mercado: invertir en valores de empresas pequeñas podría implicar mayor riesgo y menor liquidez (es decir, una mayor dificultad para vender) que hacerlo en empresas de mayor tamaño. Ello significa que sus cotizaciones podrían ser más volátiles.
– Riesgo de la Norma Volcker: The Bank of New York Mellon Corporation o una de sus afiliadas (“BNYM”) ha invertido en la Estrategia. Como resultado de las restricciones impuestas por la “Norma Volcker” adoptada por los organismos reguladores de los Estados Unidos, BNYM debe reducir su porcentaje de posiciones en renta variable de modo que represente menos del 15% de la Estrategia dentro de un plazo general de tres años a partir de su creación (es decir, cuando el gestor de la Estrategia comienza a realizar inversiones para la misma). Los riesgos pueden incluir: Inicialmente, BNYM puede tener un porcentaje proporcionalmente mayor de la Estrategia, y cualquier reducción obligatoria podría elevar sus tasas de rotación, y con ello sus gastos e impuestos. Si lo desea puede solicitar información adicional sobre la inversión de BNYM en la Estrategia.
– Riesgo de contraparte: la insolvencia de cualquier institución que preste servicios como la custodia de activos o la actuación como contraparte en operaciones con derivados u otros acuerdos contractuales podría exponer a la Estrategia a pérdidas financieras.
– Riesgo de empresas de innovación en movilidad: el valor de las inversiones en empresas de innovación en movilidad podría verse afectado adversamente por cambios regulatorios, y depende de la aceptación de nuevas tecnologías por parte de consumidores y empresas. El valor de la Estrategia podría estar más sujeto a fluctuaciones del mercado que de estar invertido en un abanico más amplio de sectores de actividad.
AB00167-142 / INV01362

¿Quiere saber más acerca de este Fondo?
Otros productos
No posts matching your criteria
BNY Mellon Long-Term Global Equity Fund (EUR)
BNY Mellon Long-Term Global Equity Fund (EUR)
BNY Mellon Global Leaders Fund
BNY Mellon Global Leaders Fund
BNY Mellon Global Equity Income Fund
BNY Mellon Global Equity Income Fund
Estrategia BNY Mellon Global Infrastructure Income
Inversión en los cimientos de una sociedad moderna
BNY Mellon Emerging Market Corporate Debt Fund
Oportunidades de inversión estructurales en deuda corporativa de mercados emergentes
BNY Mellon Emerging Market Debt Local Currency Fund
Un enfoque de gestión activa dedicado exclusivamente a deuda de mercados emergentes denominada en divisa local.
BNY Mellon Global Emerging Markets Fund
Selección de valores temática con un horizonte a largo plazo
BNY Mellon Emerging Markets Debt Total Return Fund
Acceso flexible a toda la gama de oportunidades que ofrece la deuda de mercados emergentes